comunicación

Querer tener razón

Menuda pesadez andar por la vida queriendo tener razón. El Dr. Demartini dice en uno de sus libros: “No estamos aquí para tener razón, sino para amar”. Todos queremos defender nuestros mapas como si fueran los del tesoro. Nuestro convencimiento sobre las cosas y las personas es tal que sin darnos cuenta desacreditamos el convencimiento de los demás.

Sigue leyendo

La importancia de hacer elogios

A menudo en las escuelas, en las familias, en las relaciones, incluso en las terapias… existe la tendencia a centrarse en lo negativo. Los fallos de otros o de uno mismo se detectan fácilmente y se destacan por encima de lo demás. Los padres recuerdan una y otra vez a sus hijos lo que no hacen bien, la pareja nos repite lo que no le gusta de nosotros, el profesor subraya en rojo los errores cometidos… Éste es un camino, pero existe también otra posibilidad, aunque quizá menos transitada. Consiste en prestar atención a la otra cara de la realidad: las capacidades de cada persona, las cosas que funcionan, lo que nos agrada…
Sigue leyendo

Encontrar la palabra justa

Somos sólo palabras, palabras que retumban en el éter. Palabras musitadas, gritadas, escupidas, palabras repetidas millones de veces o palabras apenas formuladas por bocas titubeantes. Yo no creo en el Más Allá, pero creo en las palabras. Todas las palabras que las personas hemos dicho desde el principio de los tiempos se han quedado dando vueltas por ahí, suspendidas en el magma del Universo. Esa es la eternidad: un estruendo inaudible de palabras. Y a lo mejor los sueños también son sólo eso: a lo mejor son las palabras de los muertos, que se nos meten en la cabeza mientras dormimos y forman imágenes (La Hija del caníbal. Rosa Montero)

Sigue leyendo