¿Por qué hacer un desarrollo personal? (II)

Definir lo que significa hacer un desarrollo personal puede dar lugar a diversidad de acepciones o interpretaciones, tales como que la persona pueda descubrir sus facultades y llevarlas a su máxima expresión, el conocimiento de sí mismo aceptando virtudes y debilidades, la obtención de una óptima salud emocional o el descubrimiento constante de esa tarea vital que cada uno debe llevar a cabo. John C. Pierrakos, psiquiatra y creador de la Bioenergética (una psicoterapia corporal) junto con Alexander Lowen, se pronunció al respecto postulando que esa tarea vital iba unida a desarrollar la capacidad de amar.

Sea como sea, el conocimiento de sí mismo no es algo que se logre en diez sesiones de psicoterapia ni tal vez en el resto de la vida. Normalmente suele ser un trabajo de fondo, y sobre esa idea debería sustentarse nuestra propuesta como psicoterapeutas: dar a entender que el hacerse cargo de tu vida va más allá de recuperar la autoestima perdida por un “lance ocasional” y que debe estar orientado al descubrimiento de quién verdaderamente se es. En ese sentido, ese cometido adquiere mayor transcendencia si lo equiparamos a la búsqueda de la libertad, una libertad que, al sustentarse en quien verdaderamente se es, nos ha de llevar a la vivencia de lo real, sin limitantes ni filtros mentales que nos anclen a experiencias pasadas ni proyecciones futuras, sin máscaras, sin miedo a ser.

En ese camino, la figura del psicoterapeuta puede ser importante, y ella misma ha de tener un camino recorrido de autoconocimiento para poder sostener al principio a la persona que confía su proceso en él, para que después ella sola sea capaz de hacerse cargo de su desarrollo personal.

Fuente: http://www.institutopi.com/por-que-hacer-desarrollo-personal-2/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *