No buscar la aprobación nos libera

Creer que necesitamos ser especiales para merecer amor y apoyo pone un objetivo día tras día muy alto y difícil de conseguir. Nos predispone a sentimientos de autocrítica, de ser inadecuados y poco valiosos, si no obtenemos el reconocimiento que anhelamos.

La renuncia a ser admirado e importante es la antítesis de aferrarse y, por tanto, un camino radicalmente dirigido al bienestar. Si nos decimos: “Renuncio a ser importante y a buscar la aprobación”, sentiremos, sin duda, una liberación.

Podemos intentar algo que nos hará la vida más fácil: ser nosotros mismos y querernos como somos.

Dedicado a Ruth

Publicado el:03/02/2011admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *