Necesidades humanas

Según el psicólogo Marshall B. Rosenberg, creador de la “Comunicación no violenta”, la experiencia muestra una y otra vez que desde el momento en que las personas deciden conversar sobre qué necesitan, en lugar de hacerlo sobre sus mutuos defectos o equivocaciones, aumenta considerablemente la probabilidad de conocer las necesidades que se ocultan detrás de nuestras actuaciones, necesidades humanas legítimas que todos y todas compartimos, unas básicas y otras que nos hacen falta para mejorar nuestra vida, como:

Autonomía. Es decir, la necesidad de poder explorar y elegir los propios ideales, valores, sueños u objetivos, y los proyectos para lograrlos. 

Nutrición y cuidado físico. Necesidad de tener acceso al aire, agua, alimentación, vivienda y descanso dignos, a la expresión sexual, al contacto físico, al movimiento y ejercicio, y a la protección de lo que pueda representar una amenaza para la vida (virus, bacterias, insectos, depredadores…).

Esparcimiento. Derecho a tener los beneficios que se obtienen cuando se experimenta diversión, risa… 

Integridad. Necesidad de autenticidad, creatividad, propósito y autoestima.

Espiritualidad. Derecho a los beneficios para el ser humano de percibir armonía, belleza, inspiración, orden y paz.

Interdependencia. Necesidad de actividad social y de experimentar con los otros confianza, consideración, empatía, aceptación, agradecimiento, amor, apoyo, comprensión, honestidad (la honestidad que nos permite aprender de nuestras propias limitaciones), proximidad, respeto, seguridad (emocional y física), sentirse parte de la comunidad, y contribuir al enriquecimiento de la vida.

Celebración y conmemoración. Derecho y necesidad de poder celebrar la creación de la vida y los ideales y sueños alcanzados, y también conmemorar las pérdidas de los seres queridos, de los sueños (realizar duelos).

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *