Qué es Mindfulness o Atención plena

Mindfulness o Atención plena es una práctica basada en la meditación vipassana, que busca mantener la atención centrada en la experiencia inmediata con curiosidad, apertura, aceptación.

Se atiende a la experiencia presente sin juzgarla, con mente de principiante, sin esforzarse, con desapego ( Kabat- Zinn 2003).

La atención plena es una actividad no conceptual y no lingüística, más fácil de experimentar que de describir con palabras. Es estar en contacto con el momento presente, tener conciencia de lo que se está haciendo. Es el opuesto del piloto automático, y tiene que ver con la calidad de la conciencia con que vivimos. En este sentido es un estado mental, un estado de la conciencia (Miró 2006). Podríamos decir que practicando atención plena (técnica), obtenemos atención plena (estado mental).

Dos aspectos definen la práctica de la atención plena: concentración y darse cuenta. Mantener un foco de atención, y darse cuenta cuando la conciencia se ha ido hacia otro objeto, volviéndola amablemente hacia el soporte de la atención elegido.

La práctica de la atención plena es, en esencia, una “práctica del ser”, de conexión con el presente de la experiencia, aceptándola como ella es. Se puede hacer mindfulness centrándose en la respiración, en una actividad cotidiana, en las sensaciones corporales, en una emoción, u observando la corriente de pensamientos. Se observa la experiencia presente elegida con amabilidad, procurando aceptar lo observado con ecuanimidad, sin evitar lo displacentero ni aferrarse a lo placentero (Miró 2006).

Mindfulness y neurociencia

Numerosas investigaciones realizadas sobre meditadores experimentados, y noveles meditadores comparados con población no clínica que no ha tenido experiencia en mindfulness permiten arribar a primeras conclusiones que subrayan la influencia de la practica sobre la activación cerebral izquierda.
Las investigaciones van sumando evidencia de que la atención plena activa las zonas cerebrales vinculadas a la reactividad a los estímulos positivos, la habilidad para afrontar estados de ánimo negativos. Favorece la aproximación frente a la evitación, contribuye al restablecimiento del equilibrio emocional, e influye positivamente en la respuestas del sistema inmune (Goleman 2003, Simón 2006).

Los procesos atencionales y afectivos son habilidades que pueden entrenarse

La práctica de la atención plena flexibiliza las respuestas automáticas, permite percibir la riqueza de matices que se produce en los niveles sensoriales iniciales, y se va perdiendo a medida que los procesos superiores asimilan sus contenidos a categorías determinadas (Simón 2006). Nos permite abrirnos a la riqueza de la experiencia, a lo nuevo que ella puede aportarnos y que normalmente quedan filtrados por los procesos superiores que interpretan la experiencia.
Cuando la información entrante es procesada por los centros nerviosos superiores, es modelada por las redes neuronales que filtran esa información, según la experiencia vital de cada persona. Estos procesos fueron denominados por Engel, Fries y Singer (citados por Simón 2006) procesos de arriba abajo, diferenciándolos de los procesos abajo arriba que rigen la entrada de información desde los sentidos.

Los procesos de arriba abajo han tenido en la evolución humana un importante papel para la sobrevivencia, permitiendo discernir rápidamente y dar significado a lo percibido. Pero en este proceso, que trata de hacer encajar lo nuevo en las categorías disponibles para clasificarla, se pierde gran parte del material entrante, que no es fácilmente asimilable por las viejas categorías.

Recientes investigaciones parecen apuntar a que la práctica sostenida de la meditación puede llevar los efectos del mindfulness, entendidos como estado, a rasgo, actuando sobre las estructuras cerebrales de modo permanente (Simón 2006).

Aplicaciones clínicas

La investigación en psicoterapia (Perez, Ma Antonia; Botella, Luis 2006) con poblaciones clínicas ha permitido concluir que la práctica del mindfulness o atención plena mejora la respuesta terapéutica en los siguientes trastornos:

• Recaídas en depresión crónica
• Ansiedad
• Trastorno de personalidad límite
• Trastorno obsesivo-compulsivo
• Trastornos alimentarios
• Adicciones
• Dolor crónico
• Estrés

Para algunos autores, la atención plena puede ser un nuevo marco integrador para las psicoterapias. Una de las fortalezas de la atención plena desde el punto de vista de las psicoterapias es que desarrolla el yo observador y favorece una desidentificación con respecto al guión con el que armamos la narrativa de la historia de nuestro yo. Esta narrativa, junto con los automatismos defensivos, constituye el cristal deformante con el que percibimos. Los meditadores experimentados pueden llegar a ser más conscientes de esta lente deformante, y percibir la información entrante tal como es captada por nuestros sentidos.

Según datos de la neurociencia, la información entrante llega a nosotros a través de ocho canales:

• Los cinco sentidos clásicos
• La interocepción (sensaciones viscerales y propioceptivas)
• La comprensión de la mente propia y ajena ( teoría de la mente)
• El sentido relacional, la resonancia o disonancia en nuestras relaciones interpersonales, que nos permite sentirnos sentidos.

Cuando estamos en mindfulness, podemos prestar atención plena a cada uno de estas ocho corrientes de información, de forma alternada según el ejercicio que realicemos. Así podemos contactar en conciencia plena, con una riqueza de datos que comúnmente pasan desapercibidos, no llegan a la conciencia, o son deformados. Mindfulness permite desactivar parcialmente los procesos de arriba- abajo, según la experiencia de cada meditador, y captar en mayor medida la riqueza de la experiencia. Según Miró (2006) la atención plena es la situación de observación mínima y necesaria para la auto observación terapéutica, para desarrollar el yo observador, y obtener una comprensión de la propia experiencia.

Aprender la atención plena

Los cinco modelos de psicoterapias integrativas mencionados más arriba usan y enseñan de modo diverso las técnicas a sus pacientes.
Kabat-Zinn (2003), pionero en la integración de mindfulness en el campo de la salud, trabaja en el marco de un Hospital Universitario, con pacientes que concurren para mejorar el estrés derivado de múltiples orígenes: afecciones médicas, dolor crónico, problemas emocionales, estrés laboral, etc.
El enfoque es grupal, con una frecuencia semanal, durante ocho semanas y un retiro del grupo de varias horas hacia el final del proceso.
Linehan (2006), que trabaja con pacientes con trastorno de personalidad, propone un marco grupal para la práctica de mindfulness, paralelo a la las sesiones individuales de psicoterapia.

Los otros modelos se pueden aplicar a sesiones de trabajo individual.

La práctica de la atención plena, requiere un compromiso por parte del practicante, cuanto mayor sea la práctica formal e informal tanto más se integrará como una herramienta en la vida de la persona. En este sentido, la participación en un grupo de entrenamiento en atención plena, es un factor que ayuda a la sinergia positiva en el proceso de adquirir las nuevas habilidades.
El instructor mindfulness, según Miró (2006), debe tener una formación de maestría en alguna de las psicoterapias existentes, formación personal en mindfulness, y en trabajo corporal.

 

BIBLIOGRAFÍA

Goleman, Daniel 2003. Emociones destructivas. Ed. Vergara 2003

Linehan, Marsha. 1993 Cognitive-Behavioral Treatment of Borderline Personality Disorder. The Guilford Press, 1993

Linehan, Marsha.1993 Manual de los tratamientos de los trastornos de personalidad límite. Paidós 1993

Miró Ma Teresa.2006La atención plena como intervención clínica para aliviar el sufrimiento y mejorar la convivencia, en Revista de psicoterapia. Mindfulness y Psicoterapia. Espoca II.Volúmen XVII. 2º/3ª trimestre 2006

Perez, Ma Antonia y Botella, Luis.2006 Conciencia plena y psicoterapia: concepto, evaluación y aplicaciones clínicas, en Revista de psicoterapia. Mindfulness y Psicoterapia. Espoca II.Volúmen XVII. 2º/3ª trimestre 2006

Safran, JD y Muran, JC. 2005 La alianza terapéutica. Una guía para el tratamiento relacional.Bilbao descée de Brouwer

Simón, Vicente.2006 Mindfulness y neurobiologia, en Revista de psicoterapia. Mindfulness y Psicoterapia. Espoca II.Volúmen XVII. 2º/3ª trimestre 2006

Kabat-Zinn, Jon 1990 Vivir con plenitud las crisis. Ed. Kairós. 1990

Margarita Ungo

 

Fuente:

Qué es Mindfulness

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *