La transición necesaria

De la competición a la cooperación.

De la crítica a la autoobservación

De la agricultura a la permacultura.

Del turismo de masas al turismo responsable.

Del consumismo a la sostenibilidad.

De la dependencia a la responsabilidad.

De considerar a la Tierra como un planeta a verla como a un ser vivo, un hogar y una madre.

De la agresión a la amabilidad.

De la adversidad a la resilencia.

Del nihilismo a la vitalidad.

Del resentimiento a la madurez.

De comprar a inventar, reciclar, intercambiar y truequear.

De hablar a comunicarse.

De vivir para comer a comer para vivir.

Del ¨nosotros¨ a la conciencia colectiva.

Del amor en intención al amor en obra.

Del individualismo al trabajo en equipo solidario.

Del vale todo al recuperar los valores.

De vivir dependiendo de la química de síntesis a una cultura basada en la química orgánica.

Del vivir para trabajar al trabajar para vivir.

De la desconsideración a la cortesía.

De la comodidad al compromiso.

Del permisivismo a los limites constructivos.

De la superioridad de la especie humana a la igualdad de derechos de todas especies.

De la naturalización de la crueldad a la recuperación de valores que honran la vida.

De enseñar con la prédica a educar con el ejemplo.

De cometer siempre los mismos errores a aprender de ellos.

De la conveniencia propia al verdadero bien común.

De la mascara a la transparencia.

Del materialismo a la espiritualidad.

De un mundo fragmentado a un mundo sin fronteras (todos somos uno).

De la guerra de egos a la paz de la igualdad.

De la exclusión a la inclusión.

De la discapacidad a las distintas capacidades.

Del no puedo al se puede.

Del me salvo yo solo, al juntos podemos salvarnos.

De la queja continua a la sonrisa amable.

De la vida acelerada a la vida lenta.

Del “fin de la historia” a la esperanza de una historia mejor.

De las palabras a los hechos.

Del esperar a que alguien haga algo al ser nosotros el cambio que anhelamos.

 

 

Publicado el:15/02/2011admin

Un comentario en “La transición necesaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *