La actitud defensiva

Ser receloso y estar siempre alerta permite adelantarse a posibles ataques, pero genera tal desconfianza que también fomenta el aislamiento y grandes errores de interpretación.

Suele decirse que la mejor defensa es un buen ataque. Esta frase, tan común en los ambientes deportivos, a menudo se aplica también a las relaciones personales. Un marido le comenta a su esposa: “Hoy sí que te ha quedado buena la comida”; a lo que ella replica: “¿Qué quieres decir?, ¿que normalmente no cocino bien?”; y él, enojado, responde: “Ni siquiera es posible hablar contigo”.

Se trata de un ejemplo común sobre el absurdo en que pueden caer ciertas relaciones cuando prevalece la actitud de estar a la defensiva. Incluso comentarios aparentemente bienintencionados pueden hacer saltar la chispa si se juzgan como claros ataques a la integridad personal.

Pero ¿por qué surge esta necesidad exagerada de defenderse? ¿Y qué consecuencias tiene? El instinto de conservación, que lleva a un individuo a marcar con recelo su propio territorio, es el responsable en gran parte de los conflictos y malentendidos que se generan en la interacción con los demás. Al considerar el mundo un lugar hostil y amenazador, las relaciones se convierten automáticamente en un terreno peligroso donde los demás se ven más como rivales que como aliados.

La actitud defensiva se construye sobre el miedo a ser herido por los demás. Sin embargo, ese mismo recelo y las estrategias que se utilizan para defenderse facilitan que se encuentre precisamente la realidad que tanto se teme: el rechazo o la ofensa ajena. Paul Watzlawick, un psicólogo experto en comunicación humana, popularizó hace años el concepto de la profecía autocumplida, según el cual las conductas de evitación tienen la curiosa virtud de atraer justamente lo que pretenden evitar.

Estar a la defensiva supone vivir con la alarma continuamente encendida, sin posibilidad de relajarse. Sin embargo, lo más problemático es que la persona no se da cuenta de hasta qué punto las reacciones que percibe en los demás se deben a su propia actitud recelosa o incluso agresiva. Si alguien observa vigilante los gestos de quienes le rodean, tarde o temprano encontrará algún indicio sospechoso. Cuando existe una hipótesis en la mente, como, por ejemplo: “No me puedo fiar”, lo más probable es que la atención se decante por buscar pruebas que corroboren esa teoría, desestimando todo aquello que pueda contradecirla. De ese modo, la duda se convierte en una evidencia que la persona utiliza para justificar su actitud defensiva.

Así como hay personas que poseen este rasgo en su carácter, que puede ir desde una tendencia a ser suspicaz hasta trastornos más severos, con frecuencia aparece esta actitud en el seno de una relación, demostrando que existen dificultades importantes a la hora de comunicarse. Resulta común, por ejemplo, que en la adolescencia se adopte esta actitud defensiva hacia la familia. Se buscan aliados entre los iguales, mientras que los padres pasan a ser, muy a su pesar, los contrincantes. En esta época resulta difícil entenderse, no sólo porque chocan los deseos de unos y otros, sino porque muchos adolescentes necesitan romper, aislarse y poner límites con la familia para construir su propia identidad. Estar a la defensiva les resulta útil para lograrlo.

Se recurre también a esta actitud cuando se quiere proteger una esfera privada, lo cual es una forma de decir: “Aquí no puedes entrar”. Esta respuesta, que en muchas ocasiones resulta apropiada y razonable, en otras se utiliza como escudo para ocultar dificultades que la persona se niega a reconocer. Así, por ejemplo, se trata de una postura muy característica en las personas que tienen problemas de adicción no asumidos cuando se pretende abordar ese tema.

Otras veces, sin embargo, estar a la defensiva indica que existe una relación de competencia o un resentimiento soterrado. En el mundo de la pareja a menudo se producen juegos de este tipo, donde ambos luchan por controlar la situación o reivindicar su punto de vista. Es fácil entonces que crezca la incomprensión y la sensación de impotencia. No hace falta decir que mantener ese pulso constante en el que se pone continuamente a prueba quién gana a quién, genera un tremendo desgaste que puede minar la relación.

“La mente es como un paracaídas; trabaja mejor cuando está abierta” (Thomas Dewar)

Así como las serpientes muerden, a pesar de ser la mayoría inofensivas, los seres humanos atacan cuando se sienten amenazados por alguien. Tras la necesidad exagerada de defenderse, a menudo se esconde una persona que teme no ser escuchada o que se siente débil o insegura, aunque su apariencia refleje todo lo contrario. La ira, los celos, el orgullo, el odio… son los venenos que puede inocular, pero cuanto más los propaga, mayor es también la reserva tóxica que se genera en su interior.

La actitud defensiva se basa en la anticipación de un posible daño, lo cual provoca que en muchas ocasiones se reaccione de manera exagerada. Sin embargo, para quien se siente atacado y ve la causa de los problemas en la reacción de los demás, no resulta nada fácil admitir que las cosas pueden ser diferentes de cómo las percibe y que su defensa a ultranza también puede ser considerada un ataque.

Ser consciente de la propia actitud defensiva no basta, pero supone un paso importante. Por tanto, estar dispuesto a cuestionarse a uno mismo resulta indispensable para transformar esta actitud en algo distinto.

Ganar y ganar

La postura defensiva parte del supuesto de que en las relaciones siempre hay quien gana y quien pierde: si uno no se anda con cuidado, los demás se aprovechan. Sin embargo, las relaciones también pueden entenderse y vivirse de un modo bien distinto. Stephen R. Covey, autor de renombrados best sellers, habla en sus libros de la filosofía del yo gano/tú ganas. La relación realmente satisfactoria es aquella que en lugar de crear dos bandos enfrentados busca la cooperación y la unión de fuerzas, con lo que cada persona obtiene un beneficio.

Sin embargo, no hay colaboración sin confianza. El recelo lleva a exagerar los peligros, a esperar el engaño y la ofensa, a gastar tiempo y energía escrutando la actitud de los demás. No se trata de ser ingenuo, ni dejarse pisar, sino de aprender a defenderse de un modo muy diferente: sin necesidad de atacar.

Estar a la defensiva significa reaccionar en el presente con la carga del pasado y anticipando una amenaza futura. Genera confusión y malentendidos. Para desactivar esta actitud será preciso aprender a comunicarse de manera más franca y clara. Una mayor confianza real en uno mismo ayudará a expresar de manera más directa lo que disgusta, manteniendo con los demás una relación abierta y confiada donde el otro se considere un aliado y no un enemigo.

Vía El País Semanal

 

22 comentarios en “La actitud defensiva

  1. Estoy de acuerdo con alejandra, sería de gran ayuda una pequeña pauta para no caer en el error de que esta actitud es la adecuada para protegernos del entorno, cuando lo único que se hace con esta actitud es, excluirse.

    Hacía tiempo que me sentía así y no sabía a que se debía.
    ¡muy bueno el texto!

  2. Me parece un articulo muy interesante, hace un tiempo yo estoy siempre a la defensiva con mi pareja, creo que me falta autoestima, y en mucho de lo que has escrito me siento bastante reflejada, no vendria mal tener unas pautas para subir un poco el animo, y sentirme mejor conmigo misma, no me gusta estar siempre a la defensiva, es muy cansado, pero no puedo controlarlo.
    Un saludo, y muchas gracia por tus palabras.

  3. POR DIOS, muchos me han dicho que siempre estoy a la defensiva y yo crei que no era malo. alcontrario, me cuesta tanto trabajo estar bien especialmente con una persona de quien estoy enamorada y no m corresponde. Sentir que el puede pasar por encima de mi es algo que me mata. Siempre he dicho que si algun dia mi vida dependiera de el, preferiria morir.. Rayos!! la verdad estar a la defensiva me ha hecho creer y sentir que soy muy fuerte pues he demostrado que nadie me importa o me puede herir… y asi ha sido, en realidad sigo creyendo que la unica opinion que me importa es la q Dios tenga sobre mi.. lo que alguien mas piense o sienta por mi, no tiene valor, porq no m considero egoista y nunca he actuado con mala voluntad hacia los demas… mmmm?¿

    1. Creo q te conosco! (en realidad no….) es q conosco a una persona q es asi.. y tiene esas mismas caracteristicas… se siente fuerte, no le da importancia al punto de vista de los demas..Etc No llora por nada ni nadie (delante de la gente)… pero cuando se encierra a solas es completamente lo opuesto…

  4. Este tipo de personas toman todo a mal, y tienden a enojarse con facilidad. -De que forma se puede ayudar a alguien asi?

    1. Exacto…eso mismo me pasa..que hacer con esas personas así?? Porque encima nos culpan de Tofo lo que ellos mal interpretan y destruyen en nombre nuestro…es desesperante!!!

  5. Para mi como ajedrecista amater, me cuesta mucho trabajo ser selectivo en estos conceptos, siempre se nos enseña: “en el ajedrez la defensa no existe, solo el ataque”, “la mejor defensiva, es la ofensiva” y añadiendo a esto todas las semejanzas que tiene este juego para con la vida; como se hace para deshacerse de estos conceptos tan arraigados?

  6. Me senti muy identificada con lo que explicaste. La verdad es que reconozco en mi epocas en la que estoy a la defensiva y otras en la que no. Esto probablemente sea consecuencia de mis cambios en la autoestima. En este momento me siento muy a la defensiva, tuve peleas con el chico que salgo y con algunas de mis amigas. A el le reclame muchas cosas que antes no me molestaban y llegue a darme cuenta de que antes estabamos mejor, nos veíamos y los dos quedabamos contentos, ahora lo veo y siempre algo me termina molestando y el se molesta conmigo por eso. Con mis amigas basicamente lo que me pasa es que soy distinta, escucho la misma musica que ellas cuando estamos juntas, sino prefiero otro tipo, no soy de andar bien arreglada a toda hora, me gusta salir pero tambien trato de ser responsable con el estudio, tengo sueños y metas que cumplir, a veces vivo en mi mundo y me entero poco de lo que le pasa a otras personas, cuido demasiado mi plata. En fin, son muchas cosas que no tenemos en común, a veces me dicen en broma cosas como “pijotera”, “colgada”, “boluda”.. Hay días en que interpreto esto como que me estan atacando y como que no sirvo para nada, mientras que otras veces acepto que en parte es verdad lo que dicen y logro reirme yo tambien.

  7. Me siento Increíblemente identificada especialmente con lo q dijo flor… Hace poco empecé un tratamiento, mi psicóloga me saca cosas que jamás imaginé que podía llegar a tener… Y lo que mas duele admitir es la actitud defensiva, al menos para mi, ya que prácticamente desde que tengo memoria actúo de esa forma en todo, pero no soy agresiva sino anticipada, me adelanto a todo.. Por que? No se. Eso lo sabré en mas cesiones supongo… Pero la energía que requiere tener está actitud es muchísima, tanto que llego a descuidar otros ámbitos de mi vida… Genial esta página!
    Besos

  8. Hola buenas noches.
    Me ha gustado mucho el artículo. Me gustaría que me diesen un consejo.
    Es verdad que estoy muy a la defensiva con gente nueva. ¿ Pero qué pasa cuando te relacionas con tu familia y su actitud es de prepotencia? Siento mucha impotencia ante esto, y rencor. Esta actitud de ellos la generalizo a los demàs y me cuesta mucho ser espontànea. Siento que quizà debiera distanciarme de mi familia pero no sé cómo hacerlo sin llegar a romper lazos. En realidad, a veces pienso que me vendría muy bien no tener que verlos.
    Por otro lado, me siento mal pensando que mi actitud sea inmadura; en teoría soy una mujer adulta.
    Siento que he vivido en un ambiente bastante machista pero sin atreverme a validar esa idea. De ahí que a veces haya tenido mucha confusión respecto a lo que percibía porque, a mi juicio, he vivido cosas contradictorias.
    Muchas gracias por leerme.
    Un saludo.

  9. Buenas noches. El articulo es brillante. Es lo que me esta pasando. Inconscientemente se me hace la mirada fuerte cada vez que miro a las personas, es horrible y no quiero hacerlo mas. Es algo relacionado a la inseguridad por lo que creo. Como puedo hacer que disminuya esto de mirar fuerte a la gente? Muchas gracias! !

  10. Cuanta verdad hay en lo escrito, pues no hay nada mas cierto que todo comportamiento actual es resultado de una historia… Lo difícil no es saberlo y entenderlo, si no mas bien comenzar a despojarnos de tanta carga pasada y comenzar a vivir en el presente con lo presente.
    Muchas gracias Cristina, muy buen articulo.

  11. Hola a todos …. Por sierto les digo el mundo está a la defensiva en menor o mayor grado. Es actitud incluida en todo ser vivo que radique en el planeta. Que seria de un blando y baboso Nopal sin sus punzantes y temidas espinas , estaría en la lista de los desconocidos y extintos seres cuya Defensiva no vasto y asta la más linda flor elegante y encantadora nos permitirá oler su fragancia admirar su color asta sentir sus suaves pétalos pero intenta arrancarle y te ara sangrar , ni el nopal ni la flor odian, sin Defensiva no seríamos …. Por cierto hablando de Defenciva acabó de matar 2 moyotes en mi avitacion. La no defensa es el mal. (Inseguridad , baja autoestima , la actitud Defenciva etc, etc. Solo nombres diferentes para el mismo mal.)Navegando te encuentras con información y pequeñas narraciones de vidas que cautivan por asemejar ala tulla propia sigues leyendo más y más cayendo en cuenta de la gran cantidad que somos tan iguales y por un vrebe momento nos sentimos menos mal al saber que no somos los únicos. Y aún queriendo y estando conciente del nesesario cambio de actitud seguirás mañana siendo igual , para
    PODER no basta el querer se necesita el saber , porque el QUERER y el SABER son la base del PODER.

    Y esta nave en la que navegamos sólo los afligidos por el mar de letras buscando saber pero no encuentran no desesperes que os diré la respuesta y si afligido me encuentro sabiendo la respuesta es por que quiero ser el capitán que los entiende y que ustedes me puedan entender para poder llevarlos a conocer nuevas aguas en las que abunda la paz ,en las que yo e navegado pero e salido de ellas dirigiéndome a la tormenta en busca de mis hermanos y ahora que nos encontramos quiero que compartamos la calidez de las aguas en las que estuve y alas que volveré porque ahí todo es maravilloso se respira paz y se exhala la inquietud del alma y se contempla la creación de Dios allando en ella todo. Y nos damos cuenta por primera vez de la estupidez de seguir las leyes creadas por nosotros mismos que ilegalizan los regalos de DIOS .

  12. El mejor lugar para conseguir su amante de nuevo dentro del período de 48 horas está en: (akpadatemple@hotmail.com) Este hombre de gran alcance que tiene los detalles arriba se llama Dr.Akpada, Y él trajo de nuevo a mi amante perdido en el período De 48 horas. Sin embargo, aconsejaré a los que tienen problemas de relación a más allá se queja a Dr.Akpada a través de los detalles anteriores…..

  13. Le llego a mostrar este post que es el centro de nuestros males seguramente me va a atacar,agredir,agarrarse de mis puntos débiles para lastimar, etc., etc… Oh no!! Ya me estoy poniendo como èl?jaja.. De verdad,ya no se como ayudarlo porque todo es ataque para él, todo es reclamo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *