Adolescencia. Estilos parentales

Uno de los aspectos más importantes que median la relación y la construcción de la identidad del hijo/a en la pubertad es el estilo parental (autoritario, democrático, permisivo) utilizado por los progenitores.

Un estilo autoritario interfiere de manera intrusiva, rígida y definitoria en la construcción de la identidad personal del hijo/a. Los encuentros padre-hijo/a y madre-hijo/a son unilaterales por parte de los progenitores (ya sea guiado por unos criterios externos de referencia) y no recíprocos con las necesidades reales de su hijo/a en el momento actual de su vida.

Los padres democráticos presentan un nivel mayor de flexibilidad y facilitan el proceso de autonomía cuando rehúsan de sus expectativas, imágenes y percepciones ideales proyectadas sobre el futuro de su hijo/a. El diálogo familiar se amplía y otros puntos de vistas son posibles. Esta cooperación consensual permite la construcción de la identidad personal del púber, en conexión pero separada de la influencia parental.

Por último, los padres permisivos (indulgentes o negligentes) desatienden, en mayor o menor grado, la gestión de la relación cuando no asesoran, no aconsejan ni ejercen un control afectivo en la vida de su hijo/a. De esta manera, el/la joven no tiene un espacio familiar para poder intercambiar y confrontar sus cambios y reflexiones de vida con otros miembros que, cuando expresan sus «puntos de vistas», le pueda servir de referencia y orientación estable. La indisponibilidad paternal no induce a el/la adolescente a preguntarse a sí mismo/a acerca de su propia experiencia; no ayudándole a enfocar, explorar y ampliar su identidad cuando sus progenitores no ejercen una autoridad flexible e inductiva y expresan argumentos y criterios fundados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *