ahora

Estar atentos

Prestar atención, en el sentido de la Atención Plena, significa mantener un estado de alerta silenciosa en la que no interfieren los pensamientos.

¿Para qué estar atentos? Para experimentar el presente en su totalidad. No solemos ser conscientes de lo que implica hacerlo o no hacerlo. Si estamos atentos al momento que está transcurriendo, podemos apreciar mejor los detalles. Y cuando vemos y aceptamos lo que estamos viviendo, es más fácil cambiarlo.

Sólo se puede hacer crecer la atención practicándola. Mientras más practicamos estar atentos, más fácil y más profundamente nos sentimos presentes. Este tipo de atención no tiene que ver con la alerta constante anticipatoria, que genera ansiedad. De lo que se trata es de estar centrados lo más que podamos en lo que está ocurriendo momento a momento.

Pudiera parecernos obvio o fácil, pero no lo es. Solemos estar más guiados por la inercia y los automatismos que centrados en el momento presente. También, por esta razón, muchos cambios que deseamos hacer en nuestra vida no suceden.

Practicar el “estar atentos”, con seguridad ayuda a relacionarnos más sabiamente con cada situación que se nos presenta. ¿Vale la pena el esfuerzo? Claro que sí. Al principio podemos llamarlo “esfuerzo”, porque lo es, ya que tenemos que “quitar el piloto automático” y redirigir nuestra mente para que “pare y atienda”, pero con el tiempo se tornará en puro placer de experimentar la vida desplegándose a cada instante, y en mayor confianza en ésta y en uno mismo. Porque los mejores sueños ocurren cuando estamos despiertos.

 

Carmen López Gonzálvez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *