¿Encerrados en peceras?

No hay quizás un solo progreso humano que no se haya realizado a partir de la ruptura con la tradición familiar.

¿Pensamos que no tenemos margen de maniobra? ¿Vemos determinadas situaciones como barreras que nos impiden avanzar? Hay quien se siente encerrado en una pecera y, anhelando el mar abierto, no explora todas las posibilidades de este espacio ni intenta derrumbar sus paredes.

Acompañábamos a un amigo nuestro en su “ceremonia de limpiar la pecera” que tenía en su sala de estar. Íbamos conversando y, al mismo tiempo, le observábamos mientras llenaba la bañera con agua, pescaba delicadamente los peces que tenía en la pequeña pecera circular con una red y, a continuación, los colocaba dentro de la bañera a fin de proceder a vaciar y a limpiar la pecera. Cuál no sería nuestra sorpresa al darnos cuenta de que los peces, teniendo a su disposición toda la bañera para nadar, ¡se limitaban a seguir dando pequeñas vueltas circulares en un espacio equivalente al de la pecera de origen!

¿Quién no conoce esta experiencia? Entramos en determinadas rutinas, adoptamos creencias que nos limitan y no vemos que disponemos de más margen de maniobra y que el espacio para explorar es mucho mayor del que creemos. No tenemos porqué vivir enclaustrados en peceras.

Pero la cuestión no radica sólo en el espacio exterior disponible. Aunque pudiéramos disponer de todo el espacio del mundo, no podríamos explorarlo si nuestro espacio interior está lleno de diques y límites. A veces, estamos tan llenos de prejuicios, de creencias equivocadas y de rigidez que ya no nos queda espacio para soñar algo nuevo y mejor.

Si queremos crecer será preciso salir de nuestra franja de seguridad. Sólo así podremos activar cualidades que desconocíamos y que aún no habían aflorado. Nosotros fijamos nuestros propios límites.

Soler y Conangla

 

One thought on “¿Encerrados en peceras?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *