Herramientas para ayudar a los niños a superar sus miedos

Todos los problemas tienen la misma raíz: el miedo, que desaparece gracias al amor.

Una buena herramienta para ayudarles a expresar sus miedos es dibujarlos. Al dibujarlo lo están expresando, sacándolo de su cuerpo. Es muy importante que mientras lo dibujan se sientan comprendidos y no descalificados. Una vez que lo han dibujado, el miedo ya no está dentro de ellos; con esa acción desarrollan la proyección del miedo en el dibujo, y debemos explicarles que el miedo que sentían, está ahora en el dibujo y que, por lo tanto, ya ha salido de ellos. Entonces les podemos enseñar a recuperar su poder, por ejemplo, pisando el dibujo, también pueden tacharlo, arrugarlo, romperlo en trocitos, etc.

Otra opción es tener una caja o un lugar donde el niño o la niña pueda dejar su dibujo guardado y así sentirse seguro/a de que no le va a invadir. O le podemos dibujar un gran círculo en una hoja de papel y después le pedimos que dibuje dentro de ese círculo algo que le haga sentir mejor y que se lo lleve y lo cuelgue en su habitación, para que le proteja.

También podemos decirles que visualicen la imagen que le da miedo y que la vayan transformando poco a poco en un payaso con la nariz roja y grande y pantalones de colorines. O que se conviertan en Tarzán y la imagen que les da miedo se convierta en una hormiga a la que casualmente Tarzán aplasta al bajarse de un árbol.

Les podemos contar cuentos en los que el protagonista, alguien más o menos de su edad, se enfrenta al miedo y lo vence. Es bueno que los padres podamos poner ejemplos de miedos que nosotros mismos hayamos tenido de pequeños y de cómo los superamos. También se puede recurrir a cuentos que hay en el mercado sobre distintos miedos y cómo los protagonistas se enfrentan a ellos.

Es muy útil hablar de miedos que los niños hayan tenido de más pequeños y ya hayan superado. No debemos reírnos de los miedos. Nunca ridiculizar, amenazar, asustar, aún más, ni castigar a los niños por sus miedos. Lo que necesitan es que les demos seguridad con nuestra actitud corporal, tono de voz, afecto y sobre todo presencia, si la requieren. Debemos tratar de acompañar al niño en su miedo. Cuanto más cariñosos y tranquilos nos mostremos, más pronto se esfumará. Un niño puede llorar, forcejear, temblar y sudar durante una hora para deshacerse de una buena cantidad de miedo. Le podemos decir: “Aquí estoy a tu lado y no me voy a ir. No te va a pasar nada”.

Una vía de canalización del miedo es el llanto y los gritos, aunque histórica y socialmente están mal vistos, simplemente porque son difíciles de manejar, y por ello los padres han prohibido o evitado que el niño llore y grite sus miedos.

Lo mejor que podemos hacer cuando nuestro hijo sienta miedo es permitirle que lo exprese bajo nuestro abrazo protector, que se sienta acompañado y libre de expresarlo sin ser criticado, juzgado o descalificado por ello; el niño debe sentirse seguro en nuestros brazos y para ello nosotros debemos trasmitir que está bien que lo sienta y lo exprese llorando y gritando, que nada malo le va a pasar y que nosotros le vamos a proteger.

Tanto los niños como los adolescentes, en su proceso evolutivo, se encuentran con momentos de miedo ante la duda de ser capaces de enfrentarse a situaciones que responden a un esquema impuesto socialmente. Lo que necesitan en ese momento es que los adultos cercanos les trasmitamos confianza, que lo están haciendo bien y hablar con ellos a su nivel, ayudándoles a aprender de sus errores, a mejorar sus estrategias y a crecer apoyándoles a aprender de sus errores, a mejorar sus estrategias y a crecer apoyándose en su autoconfianza. Así irán incorporando la confianza en ellos mismos para pensar y decidir cómo quieren actuar ante esas u otras situaciones.

Lo más importante para ayudar a nuestros niños a superar sus miedos es incorporar el amor parental, trasmitirles que son importantes para nosotros, valiosos y capaces de vencer sus propios temores.

Fuente: EmocionArte con los niños. Chías y Zurita

 

Publicado el:06/04/2011admin

Un comentario en “Herramientas para ayudar a los niños a superar sus miedos

  1. Buenas noches, desde hace casi un año mi hija de 2 años y 4 meses tiene un miedo casi incontrolable desde que vio la película de los muppets… Los imagina en su habitación y se niega a dormir ahí cada noche, llora y expresa que se espanta y menciona el nombre de uno de ellos. Mis dudas son:
    1. Hasta que punto el miedo es normal y no de considera algún tipo de apoyo
    Psicológico? Y como detectar si algo anda mal.
    2. Por lo general si ella desea dormir en la habitación de papa y mama yo lo permito hasta que ella se tranquiliza y se duerme y en ese punto la llevamos a su recamara.
    Pero su papa es de la idea de decirle que no pasa nada y que se tiene que ir a su cuarto.
    Rezamos juntas su Angel de la guarda antes de arroparla en su cama pero apenas salimos sale disparada corriendo de
    Nuevo a nuestra habitación.
    Cual es la mejor manera de manejar esto?

    Quisiera saber cuanto tiempo puede seguir este miedo porque no me gusta ver a mi
    Niña llorar y sufrir así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *